REFLEXIONES DESDE UNA MANCHA

Y como no, nueva entrega de reflexiones desde la moda como viene siendo habitual cada semana. Hoy toca meditar sobre ese momento de agobio ante una situación en la que no sabemos actuar pero sabemos que hay alguien que sí, y alfinal por muy independientes que seamos acabamos acudiendo a ella.. me refiero a las madres y a las manchas en la ropa.
 
Hoy: reflexiones desde una mancha.
 
 
Tan sólo dos personas saben el significado y el porqué de esta foto en este post, precisamente una de ellas es mi madre, y la otra casi que también lo es a este paso…
 
Todo empieza cuando te crees que puedes con todo, eres capaz de vivir sola, en otra ciudad, a más de 300 kilómetros de tu casa, a más de 300 km de los tuyos… eres capaz de trabajar, sacar adelante tu casa, tus gastos, organizarte económicamente, capaz de solventar situaciones laborales complicadas, capaz de dar consejos, capaz de escuchar, capaz de mantener una seria conversación, capaz de buscarte la vida en general. Te crees independiente de tu casa, de tu familia, bueno, de tu madre. Te crees que no hay nada que se te resiste hasta que llega ella: la maldita mancha.
 
Una mancha, no cualquiera, sino en la prenda que más quieres, que más sensible es, en la prenda que no tienes ni idea de cómo sacarle esa mancha… de repente te das cuenta que todo lo independiente que te creías que eras pues al menos durante unos minutos lo dejas de ser. Una mancha siembra de dudas tu capacidad de salir adelante sola. Una mancha cuestiona tu independencia. Una mancha te hace comprobar que finalmente, tan solo una persona sabe perfectamente sin ver la mancha que es lo que tienes que hacer.
 
Por eso, reivindico desde este post que, por favor, alguien escriba y lleve a cabo el manual de las madres para solventar este tipo de situaciones. Esas situaciones en las que (odiosamente a veces) siempre tienen la solución, en las que siempre saben lo que hacer y cómo hacerlo, en las que saben qué producto exacto tienes que emplear para acabar con la impertinente y maldita mancha (qué producto y cómo lo tienes que emplear)… Y es que sea la prenda que sea siempre, absolutamente SIEMPRE, saben cómo lavarla, a qué temperatura, en qué programa, cuánto tarda en secarse, cómo se plancha.. parece un complot contra los hijos porque lo sabe TODO.
 
Una mancha, paradójicamente, te hace ver lo dependiente que somos de las madres, por muy simple e inútil situación con la que nos topemos…
 
Y digo yo…¿algún día seré yo a la que alguien recurrirá por una mancha?

2 thoughts on “REFLEXIONES DESDE UNA MANCHA

  1. Me ha encantado este post! ;)y ojo! porque si sus primeras indicaciones no funcionan y la TEMIDA mancha sigue ahí, siempre tienen un as en la manga, un plan B que, al final, siempre FUNCIONA!!!Increíbles!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s