REFLEXIONES SOBRE UNO MISMO

Y como cada semana hoy toca una dosis de reflexión. De esas que te reafirman de lo paradojo que es el ser humano, y es que ¿no os pasa que es más fácil aconsejar a los demás que a vosotros mismos? ¿qué todo lo que decís al resto sóis incapaces de aplicarlo a vosotros? Y en materia de moda ¿no os sucede que es sumamente complicado, a veces, saber qué ponerse pero es fácil decir al otro qué es lo que se tiene que enfundar?
 
Hoy reflexiones sobre uno mismo…
 
 
 
Todo empieza cuando te das cuenta que tardas más en elegir el modelito de turno que en recomendarle a alguien qué debe ponerse. Cuando te cambias hasta cinco veces de ropa antes de salir de casa. Cuando te crees que necesitas renovarte el armario cada dos por tres. Cuando no encuentras el bolso que crees que te combina. Cuando intuyes que ya has usado demasiado todos los zapatos que tienes. Cuando no sabes qué pañuelo ponerte. O cuando ves que todas tus chaquetas están muy vistas. Sin embargo, eres capaz de decirle a cualquiera qué ponerse, cómo combinarlo, de qué manera le favorece más, qué colores debería evitar, qué peinado es el que mejor le queda, dónde puede encontrar esos zapatos que tanto necesitaría tener o cómo renovar su propio armario… Es ahí cuando uno se da cuenta de lo difícil que es aconsejarse a uno mismo. Lo difícil que es darse cuenta (a veces claro está, porque otras no sé porqué pero es más fácil) de qué es lo que mejor nos sienta.

Por ejemplo, somos capaces de aconsejar al resto de la humanidad de qué ponerse para ir a una entrevista de trabajo, a un evento nocturno o a una cita. Pero, cuando los protagonistas somos nosotros, dudamos si para ese evento es mejor pantalón o vestido, y nos agobiamos. Dudamos si para esa entrevista de trabajo es mejor pantalón con americana, blusa o camiseta, o vestido, y nos agobiamos. Dudamos si para esa cita es mejor un vestido con escote o sin escote, o mejor optar por unos tejanos, y obviamente volvemos a agobiarnos.
 
Qué difícil es a veces consultarnos a nosotros mismos…

Y lo mismo nos sucede con otros temas, como por ejemplo (así el primero que me viene a la mente casualmente) todo lo relacionado con lo sentimental. No os pasa que es muy fácil decirle a los otros que esa mujer no le conviene, que ese hombre le hará daño,le hará sufrir, que no es de fiar… sin embargo ahí estamos nosotros para fastidiarnos a nosotros mismos y no ver si es o no de fiar, no ver si realmente ese hombre te quiere, si realmente ese hombre es decente…
 
A veces tengo la sensación que los consejos van de dentro para fuera para el resto y no para nosotros mismos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s